NOVEDADES

“El Nervio Óptico”

MARÍA GAINZA

  RESEÑA DE LA NOVELA, y resumen de la reunión DEL CÍRCULO DE LECTORES DEL C.T.M. realizada vía “zoom” el  sábado 24 de abril de 2021.

“Este es un libro hecho de miradas. Miradas sobre cuadros, los artistas que los pintaron y la intimidad de la narradora y su entorno…. Es un libro singular, inclasificable… Consta de once partes: once partes que son once capítulos de una novela que relata una historia personal y familiar, pero que también pueden leerse como once cuentos…”

“Es un libro insólito, hermoso, en ocasiones delicado y a veces brutal”.

(Contratapa).

 

María Gainza es argentina, ha colaborado como corresponsal en medios de prensa, es crítica de arte, editora, y escritora de notas y ensayos  sobre arte argentino. El Nervio Óptico es su primera novela.

Fui a la reunión sin imaginar cuál sería la reacción mayoritaria del grupo ante este texto que habíamos propuesto. Mi experiencia al leerlo había sido como armar un rompecabezas.  El primer capítulo me desafió a descubrir cuál era el juego que la autora me proponía. En la página 20 descubrí una pista fundamental: “…supongo que es siempre así: uno escribe algo para contar otra cosa”. Al avanzar me fui dando cuenta que las reglas del puzzle no venían digeridas, sino que como lectora estaba compelida a ordenar las piezas para ir delineando la personalidad de la narradora, su entorno familiar, amigos, ciudad, recuerdos y miedos.

Pero aquello no era todo: además resultaba inevitable ampliar la información para sacar mejor provecho de la lectura: encontrar los cuadros en Internet, mirarlos en profundidad, ubicar geográfica y temporalmente al pintor, y en algunas ocasiones también “googlear” algún movimiento pictórico, suceso histórico u obra literaria citados por la autora.

Antes de comenzar formalmente el encuentro, varios de los participantes comenzaron a elogiar el libro con entusiasmo, y a partir de entonces se desarrolló una reunión en la que no hubo ni un segundo de silencio.

-          “Me daban ganas de recomendárselo a todo el mundo”    

-          “Descubrí un mundo nuevo”

-          “¡Qué ganas de viajar a Buenos Aires!”

-          “Este libro es un viaje”

-          “¡Qué bien que escribe!”

Muchos habían encontrado la clave de la página 20. “Uno escribe algo para contar otra cosa.”

Coincidimos en que ésa fue la búsqueda de la escritora en este trabajo, y para muchos de nosotros lo logró en forma genial.

 

A varios integrantes les pasó lo del rompecabezas, y sintieron que el libro los enamoró recién en la segunda lectura, o que será necesario releerlo para poder apreciar ese fenómeno “disparador” que se generó en nuestro encuentro. También ocurrió que quienes participaron sin haber leído la novela, o habiendo leído algún fragmento, terminaron la reunión con mucho entusiasmo en leerla.

 

Nos contamos cuál había sido nuestro capítulo preferido: El buen retiro, El encanto de las ruinas (que tuvo muchas adhesiones), el capítulo final, el capítulo del hermano (tristísimo), Gracias Charly (la crueldad de la Guerra de la Triple Alianza), etc, etc.

 

Se opinó que tal vez éste no fuera el libro ideal para tratar en un taller literario, ya que al constar de tantas partes, en realidad nos llevaba a comentar once libros al mismo tiempo. Pero en definitiva ese aparente “caos” no hizo más que enriquecer una reunión donde cada uno fue jerarquizando aspectos diferentes, que al irse poniendo en común fueron entretejiendo una especie de telaraña de coincidencias.

 

Todos fuimos sorprendidos gratamente por la vastísima cultura de la escritora, que nos dio una clase de Historia del Arte en cada cuento, permitiéndonos analizar los cuadros desde otra perspectiva, y enterarnos de la peripecia de los pintores, que muchas veces acabaron sus días en la pobreza, solos, o fuera de sus cabales.

Pero lo que más nos llegó fue su capacidad de intercalar sin grandilocuencia –como dice la contratapa- la crónica íntima, el sentido del humor, lo mundano, los temas más cotidianos.

Como ejemplos de esto último, salieron a luz algunos pasajes:

-          Mientras mi anfitriona terminaba de preparar la comida, espié con avidez los estantes. Fingía naturalidad pero miraba rápido como un carterista, echando ojeadas furtivas, sabiendo que lo que hacía en el fondo era una indiscreción, como revisar el botiquín de un baño ajeno. No lo puedo evitar, ambos lugares ofrecen información clave sobre su dueño…” (EN LAS GATERAS)

-           “Hace semanas salí de scouting por los geriátricos de la ciudad…. Parecía como volver al colegio, lo que puede sonar terrible pero, créanme, podría ser peor: la mayoría de los viejos andaban de a dos, tenían mejores amigos con los que compartían los almuerzos y peores con los que peleaban al chinchón.” (SER RAPPER)

-          La escena de su no-ida a Ginebra, por el miedo al avión. “Subiste las escaleras mecánicas sonriendo todo el tiempo a tus compañeros de ascenso porque recordaste esa máxima de showbiz que dice: cuidado con cómo tratás a la gente cuando subís, porque te la podés encontrar al bajar”.  (EL CERRO DESDE MI VENTANA).

 

Para terminar, me quedo pensando en la pregunta de nuestro -por ahora- único integrante del sexo masculino: “¿Ustedes sienten que saben más de pintura después de leerlo?”

Creo que en mi caso la respuesta sería un sí.

Cada vez que una pintura me conmueve, algo se agita ahí dentro, con mayor o menor intensidad. La habilidad de esta escritora para transmitir su inagotable capacidad de sentir, asociar y evocar frente a un cuadro, a mí me generó una admiración enorme. 

CARTA DEL PRESIDENTE

Palabras de Andrés Molfino para nuestros socios 2020

Queridos socios:        

Los últimos días del año implican, momentos de reflexión, y más aún en este tan atípico.

El 2020, ha sido sin duda un año de cambios de paradigmas y desafíos desde todo punto de vista: lo que hace 10 meses era muy bueno, quizás no resulta ni siquiera aceptable hoy; y lo que podía resultar una debilidad, puede ser perfectamente una fortaleza.

Desde el comienzo de la pandemia, hemos recibido planteos, propuestas, temores y dudas, que juntos, hemos tratado de capitalizar analizando caso a caso.

Quiero agradecer a cada uno de ustedes la paciencia, el respeto a los protocolos, comprensión, y la actitud positiva con la que afrontaron esta realidad, lo que ha permitido que el club siga funcionando, dejando en claro que el socio del CTM es mucho más que eso, ¡es un hincha CTM!

Aprovecho la oportunidad, para transmitirles el orgullo por el trabajo de funcionarios y compañeros directivos que, lejos de retroceder ante la adversidad, redoblaron esfuerzos y trabajo, apelando a la creatividad para sortear las diferentes dificultades y cambiantes realidades. ¡Muchas gracias también!

Recibimos el 2021, fuertes y convencidos de que juntos lograremos superar nuevos desafíos.

¡En nombre de toda la Comisión Directiva, a toda la familia CTM queremos desearles Feliz Navidad y muy buen comienzo de año!

Un saludo cordial,

Andrés Molfino

Presidente Circulo de Tenis de Montevideo

CLASES EN VIVO

Diseño Montevideo COMM
noviembre 2020 — 150 vistas

COVID-19: Protocolo para el retorno a la práctica de Tenis

Diseño Montevideo COMM
noviembre 2020 — 161 vistas

SEGUIMOS TRABAJANDO PARA TU REGRESO

CIRCULO DE TENIS DE MONTEVIDEO
mayo 2020 — 138 vistas

5 DownK

Diseño Montevideo COMM
marzo 2020 — 155 vistas

COLONIA DE VERANOS DE PASEO

Diseño Montevideo COMM
febrero 2020 — 160 vistas

TORNEO DE TENIS EN LA COLONIA DE VERANO

Diseño Montevideo COMM
enero 2020 — 141 vistas

SALA DE MUSCULACIÓN REMODELADA

Diseño Montevideo COMM
enero 2020 — 205 vistas